Homofobia y Antisemitismo por la Paz Universal

Ahhh, religión. Me prometí que no hablaría de religión ni de política en éste blog. Me tomó un mes romper mi promesa, cual barata resolución de año nuevo. Pero bueno, el daño está hecho, ahora me toca hablar del “opio de las masas”, “la respuesta natural a estar vivos y tener que morir”, “la píldora que se traga mejor sin masticarla”, etc… Pero primero, hablaré un momento de aquel objeto de trama que me llevó a escribir éstas líneas: Pandora.

Pandora es el nombre de una amiga mía. O más precisamente, el nombre de que daré de ella. Como la Pandora de la leyenda, mi amiga no destaca por su brillantez, y creo que ahí terminan las coincidencias. Hace tiempo, Pandora estuvo en una encrucijada en su vida. Esa clase de encrucijada que hace que las personas pierdan un poco la razón y se absorban o rechacen de pleno la creencia religiosa. A mí me ha pasado al menos unas cuatro o cinco veces desde que cumplí ocho años, pero a ella aparentemente le pasó por primera vez cerca de los 20. Una serie de cosas se fueron acumulando y fueron demasiado para ella. Por respeto, no diré que fueron (cosa que, si han visto éste blog con asiduidad les debería dar una idea de la gravedad de la situación), pero el punto es que ella llegó a ese punto en el cual la gente cuestiona el mundo tal y como nos lo han enseñado. Sin poder recurrir a nadie de su familia para recibir apoyo (la familia suele ser el peor sitio a donde ir cuando experimentas pérdida de fe) y con amigos tan excelentes como yo (en éste punto debo admitir que mi consejo en esas circunstancias probablemente hubiese sido señalarla y reírme de sus dudas para luego decirle “no seas marica”); ella no tuvo más opción que buscar ayuda externa: y la encontró en algo llamado Federación para la Paz Universal.

En inicio pensé que era una simple distracción que ocuparía su tiempo en lugar de sus problemas porque… ella es así. Cada vez que Pandora tiene problemas, en lugar de confrontarlos ella hace amigos nuevos, inicia un curso o adopta una mascota. Así que no le presté demasiada atención. En las primeras semanas a ella le iba muy bien ahí. Le dedicaba bastante de su tiempo y era feliz con las actividades. Una vez me pidió que la esperara cerca de la sede de ésta federación y conocí a uno de sus compañeros. Era extremadamente hiperactivo y bastante irritante, pero una buena persona pese a todo. Me llamó la atención en un momento la mención de un curso de coreano que ambos estaban tomando ahí en esa federación, y charlas de un futuro viaje a Corea del Sur que tomarían relacionado a las actividades de la federación. Pese a lo curioso que me resultaba (y luego de comprobar que se trataba verdaderamente de Corea del Sur y que Pandora no terminaría en una mina de carbón, granja de órganos o prostíbulo propiedad de ese plagio de Pennywise que responde al nombre de Kim-Jong Il), dejé pasar el viaje. Corea del Sur es, después de todo, un país particularmente progresista, y el actual Secretario General de las Naciones Unidas es de ese país, así que concluí que ésta federación era una iniciativa relacionada a él. Y así avanzaron los meses hasta que mi amiga, que solía insistirme que me uniese a ella en ese sitio (cosa que toma fuerza de voluntad cuando sabes que hablas con alguien que muestra completo desinterés por cualquier actividad humana), me pidió que la acompañara a una presentación de la Federación.

La presentación casualmente ocurrió a pocos metros de mi casa, así que decidí acercarme, aunque fuera para que dejara de invitarme a otras actividades similares. Al llegar me encontré con algo bastante curioso: la presentación era una especie de obra de teatro que hablaba de las ventajas de la abstinencia sexual hasta el matrimonio. Me resultó un poco confuso esto, después de todo, ¿qué relación puede haber entre sexo y paz mundial? Dejando a un lado las bromas sobre como más sexo probablemente reduciría la cantidad de guerras (cosa con la que estoy completamente de acuerdo), me resultó bastante curiosa ésta actividad, sin embargo en el momento no estaba interesado en buscar el por qué detrás de ella. Ese día también conocí a varios otros de los compañeros de Pandora en el sitio, todos aparentemente buenas personas. Incluso volví a ver al irritante amigo que ella me había presentado. Ese mismo día pasó otra cosa que me resultó muy curiosa: Pandora, su amigo irritante y yo íbamos a reunirnos luego de terminada su actividad, pero al salir, él tuvo que pretender que iba a otro lado primero. Aparentemente hay una regla en esa federación según la cual los hombres y las mujeres que pertenecen al grupo no pueden socializar fuera de él. Es decir, si alguien se enteraba que ellos se reunirían para una actividad que no tiene que ver con la Federación para la Paz Universal podían tener muchos problemas. El por qué también era una incógnita, ya que, habiendo todos ahí hecho votos de castidad (o de re-castidad… “segunda virginidad” que le llaman los más fanáticos), ¿por qué no podían reunirse? ¿No es acaso más “seguro” que anden juntos entre los miembros del mismo grupo a que estén con gente externa que no esté sometida a éstas promesas?

Ya en éste punto estaba empezando a sentir que algo estaba mal con ésta organización. Esa misma noche, o poco tiempo después acompañé a Pandora y su amigo irritante a una cena en un Centro Comercial. La cena fue pagada por el “líder” local de la Federación para la Paz Universal: un profesor de una universidad local de nivel medio. La “cena” como tal fue para él, su esposa e hijo; al resto nos tocó compartir un par de entradas, pero fue una noche agradable pese a ello. Música en vivo (Rock de los 80s y 90s), conversación… fue agradable con la leve excepción que los muchachos de la Federación empezaron a referirse despectivamente a los homosexuales. Sin embargo, también lo dejé pasar por alto. Ya en éste punto no me agradaba en lo más mínimo ésta Federación, sin embargo tampoco me parecía nada notablemente peligroso. La homofobia es tristemente popular en éste país y una organización que ya tan obviamente me daba la impresión de ser llevada por valores cristianos cerrados no me sorprendió al introducir éste tipo de ideas en su gente. Una curiosidad que llamó mi atención fue señalada por Pandora: El Secretario General (el título oficial del “jefe” de la Federación) y su esposa sólo se comunican en inglés. Siendo ella japonesa y él hispano, mantienen su relación comunicándose en un idioma que no es el original de ninguno de los dos. Fue curioso, pero no tampoco sorprendente. Al menos no hasta que descubrí la verdad sobre la Federación para la Paz Universal.

Un tiempo después Pandora nos llamó su amigo irritante y a mí porque quería salir. El amigo y yo nos encontramos pero ella jamás apareció (una de las encantadores cualidades que tiene ella) y entonces tuve que pasar la tarde hablando con su amigo. Como he dicho antes, no me dio la impresión de ser una mala persona a primera vista. Pero desde esa tarde no he hablado con él, por puro asco. El amigo irritante de Pandora me habló con pasión acerca de su voto de virginidad hasta el matrimonio (y cómo gracias al concepto de “segunda virginidad” aún podía unirme a ellos en eso), tembló de la ira al hablar de la repulsión que le causaban los homosexuales y se refirió con revulsión a las mujeres de éste país mientras me decía, con ojos llenos de ilusión, cómo gracias a la Federación ahora tenía la esperanza de conocer una mujer coreana sumisa que sería su esposa. Juro que no estoy exagerando en nada de lo escrito.

Empecé a hacer mi investigación. En primer lugar empecé a preguntarme sobre la Federación para la Paz Universal. Gracias a que vivimos en la era de la información, encontré rápidamente que ésta federación es una de muchas iniciativas y compañías asociadas con la Iglesia de la Unificación. Ésta iglesia es un culto de personalidad que gira alrededor de la figura de Sun Myung Moon. El reverendo Moon (como le gusta ser llamado) es un patético animal que se cree algo entre el nuevo Mesías, la Segunda venida de Jesucristo y aquel cuya tarea es completar la misión de Jesús en la tierra. Como buen autócrata, se encuentra por encima de sus propias leyes, por lo cual a pesar de promover valores como el matrimonio, la abstinencia y en general la familia tradicional, esto no he impedido que el reverendo mismo se haya divorciado, tenga varias esposas o participe en orgías con lo que supongo solo puede ser descrito como “fines divinos”. Como guinda, el Reverendo Moon es un manifiesto antisemita, declarando varias veces entre al menos 1978 y 2003 cómo los judíos pagaron con el Holocausto el haber rechazado y cometido agresiones contra Jesús. Aparte de tener un líder “pintoresco” (cuando menos), la Iglesia de la Unificación es un conglomerado internacional que ha colaborado a través de los años en política (defendiendo a Richard Nixon durante el escándalo Watergate), colaborando en varias iniciativas de lucha contra el comunismo y que son poseedores de varios intereses alrededor del mundo, incluyendo el Seminario Teológico de la Unificación en Nueva York (desde donde entrenan líderes para la iglesia alrededor del mundo), la empresa de multimedia News World Communications (que a su vez es propietaria de The Washington Times y otros múltiples periódicos en todo el globo) y del Grupo Tongil (Tongil Group), un conglomerado industrial en Corea del Sur con varios intereses en múltiples mercados.

Posteriormente busqué el nombre del Secretario General de la Federación aquí en éste país, y gracias a la manía que tienen ciertas personas de colocar toda su información personal en línea (bendita sea la estupidez humana), encontré que éste hombre es un graduado del Seminario Teológico de la Unificación en Nueva York. Por ello un profesor de una universidad de nivel medio y con una esposa ama de casa con la que apenas puede comunicare podía pagarse una camioneta bastante cara, cenas en sitios lujosos y mantener la sede de la Federación. Todo empezó a encajar. Ésta Federación busca jóvenes necesitados, con dudas o solitarios y los recibe en sus puertas. Con ofertas de amistad, con valores que los hacen sentir seguros y con promesas no verbales de amor idealizado. Usan presión grupal para aislarlos de sus otros amigos, usan reglas absurdas para que no se relacionen entre ellos y luego los llevan a Corea para que conozcan a gente que ya ven como ideales y participen en las bodas en masa que conduce el Reverendo Moon. Luego desarraigan a las mujeres y las colocan en países que no son los suyos con idiomas que no dominan para que éstas no tengan más opción que volcarse a sus matrimonios y a su religión. Éste desarraigo a su vez hace que la relación de pareja se vuelva una donde la mujer necesita al hombre, llenando el ego de éste y creándole cierta responsabilidad hacia ella. Es un sistema que no tiene margen de error.

Intenté hablar con Pandora acerca de esto. Primero, intentando llegar al tema, le mencioné algo sobre judíos y religión. Ella me dijo como era su creencia que la gente llevaba una especie de “karma” a través de su vida, la cual dejaba a sus descendientes. Por ende, el Holocausto era parte de ello, por lo que le tocó sufrir a Jesús en su día a manos de éstos antepasados judíos. Cuando mencioné directamente el nombre de Sun Myung Moon, ella me dijo con los ojos llenos de admiración cómo el reverendo concebiría en el 2012 al “elegido” (o algo de un similar nivel de abominación). Ya estaba perdida.

Por suerte, Pandora es un poco más lista de lo que le doy crédito. Con el tiempo se dio cuenta a su manera de lo horrible que era esa organización y se alejó de ellos, probablemente para distraerse con otra cosa. Pero mi problema no es con el hecho de que una conocida mía haya sido casi abducida por un culto de enfermos mentales. Ni siquiera que tales cultos existan, de lo contrario debería denunciar cada uno y para ello tendría que dedicar el resto de entradas que haré en éste blog durante varios años. No, mi problema es que existe gente en éste mundo, gente con dudas, cuyo mundo se está rompiendo bajo sus pies o simplemente necesitan ayuda para comprender qué pasa. Y lo único que recibe ésta gente son burlas y comentarios desoladores por parte de nosotros los cínicos o son vistos como consumidores ilusos para ser añadidos a las filas de las religiones. A nadie le importa en verdad la necesidad de ésta gente. Quizá sea cierto, quizá deban aprender a vivir con sus dudas, a buscar las respuestas por sí mismos y si no lo logran, merecen ser manipulados por el primero que logre ponerle las manos encima. Quizá sea así. De cualquier manera, odio a éste mundo por ser así, y los odio a todos por perpetuarlo.

John F

Anuncios

Un pensamiento en “Homofobia y Antisemitismo por la Paz Universal

  1. Buen relato, me recuerda aquella secta que capaz conociste en la Universidad (Central de Venezuela), esa que publicaba el panfleto “Cristiano Universitario”, que versaba sobre “la ramera Israel”, el pecado y sus múltiples formas, las conspiracione sin sentido y otras cosas chéveres. O los neonazis del Movimiento Socialista Nacional, o del Nuevo Orden, que a veces aparecían por los pasillos. Hay muchos ejemplos. Como dices, son casi infinitos. Lo que da pena es eso, que haya tantas personas ingenuas. Aunque capaz y el ingenuo es uno, uno nunca sabe…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s