Revolucionarios de Cajita Feliz

No es ni mediado Septiembre y ya empiezan a colocarse las decoraciones navideñas. La gente es así, ¿qué se puede hacer? ¿Odiarlos por ello? Créanme, por más que lo intenten, nunca es suficiente. Pero no son las decoraciones lo que me molesta. De hecho, estoy de acuerdo con que toda persona celebre lo que sea que para ellos signifique algo importante, sin importar lo ridículo que sea. Pero lo que me molesta en estas épocas es que cada año, cuando llega la navidad, sale una enorme cantidad de idiotas a quejarse del comercialismo de la época.

Dejemos por fuera lo irónico de cómo hacen las quejas. Solo la clasificación de oxímoron se acerca a explicar lo que es usar medios como los Blackberry, Facebook o Twitter para quejarse de comercialismo. Terminaría de matarme de la risa si pudiera verlos mientras escriben sentados en la barra de un McCafé, Starbucks o cualquier local similar en ambiente mientras toman su café con nombre italiano a aproximadamente diez veces el precio de hacerlo en casa y aún a pesar de todo tienen la cara de quejarse del comercialismo.

Ni siquiera me molesta la hipocresía de que, mientras crecían, la mayoría de éstas personas (probablemente el 97% de ellos) recibieron todos los regalos que sus padres pudieron pagarles y los disfrutaron todo lo que se permitieron a sí mismos disfrutarlos y ahora, llegados a adultos, conocen “la verdad” del mundo y, con cinismo deben señalar cómo las festividades son sólo un artífice ingeniado por corporaciones sin cara para obligar a niños ilusos (no estúpidos, jamás se le podría considerar a nadie tan joven algo como eso… ¿no?) y padres indefensos a comprar objetos inútiles por mucho más de su valor de fabricación con el único objeto de enriquecer a hombres gordos, fumadores, calvos y malvados que viven encerrados en oficinas y salas de conferencia con paredes de vidrio discriminando minorías y pensando como hacer del mundo un sitio menos agradable para vivir mientras que, cuando éstos cínicos eran niños jamás vieron su felicidad mitigada por ninguna de éstas consideraciones.

No, lo que me molesta en verdad, lo que me saca de quicio de toda ésta gente es lo especiales que todos se creen. “¡Soy un adulto y he descubierto como funcionan las cosas y debo salir a la calle a señalarlo!” piensan casi todas éstas personas una ves llegan al nivel de madurez mental y emocional para comprender “las verdades” del mundo y su funcionamiento. ¿Acaso no se dan cuenta de que mucha gente más inteligente que ellos ya ha pensado eso hace mucho tiempo? Cada vez que descubro algo nuevo que me desagrada de la humanidad o de la naturaleza humana, veo que seres brillantes como Sócrates, Platón, Kant, Sartre, Schopenhauer, Heidegger, Kierkegaard, Nietzsche, Mark Twain o Einstein ya lo pensaron y escribieron sobre ello mucho antes que yo. No es que no tenga mérito pensar (lejos esté de mí criticar eso, que es casi lo único que creo) pero el creerse único o relevante por hacer pública una verdad objetiva salida de una observación que, aunque válida deja por fuera muchos factores… es algo demasiado común. Lo mismo que sería agarrar los pensamientos de estas u otras personas y sin llegar a comprenderlos a plenitud o contextualizarlos simplemente repetirlos como verdades universales. Sí, es cierto, la navidad es anualmente usada por toda compañía existente para, sin ninguna vergüenza, promover sus mercancías, recurriendo incluso a todo truco legal para manipular la mente de niños y convencerlos. ¿Y qué? ¿Eso significa que para éstos niños y para muchas familias no pueden ser unas épocas divertidas y llenas de memorias agradables? ¿Qué se gana con éstas críticas? Siendo sinceros, creo que eso me molesta incluso más que la vanidad de la gente. Su falta de visión.

Uno de los muchos mensajes que he leído respecto al tema, y que destacó por encima de los demás por su estupidez decía algo como “ésta navidad en lugar de dar tu dinero a corporaciones dáselo a la gente que conoces y trabaja”, y ponía ejemplos de distintos tipos de comerciantes a quienes se les puede dar el dinero. No, no es que quiera hacer propaganda a las corporaciones, pero realmente, no todo lo que ellas hacen va directamente a los bolsillos de hombres gordos, fumadores, calvos y malvados que viven encerrados en oficinas y salas de conferencia con paredes de vidrio discriminando minorías y pensando como hacer del mundo un sitio menos agradable para vivir (sí, me gustó mi propia descripción, demándenme). Toda corporación tiene empleados de bajo nivel. Éstas a su vez le venden a distribuidoras que venden a los comerciantes locales quienes tienen una tienda y viven de ella. Éste “boicot” a las corporaciones que propone éste ser tan brillante como el carbón perjudicaría a muchísima gente que lo único que quiere es ganarse la vida honestamente… es decir, a la misma clase de persona que el muy idiota sugiere que deberíamos apoyar.

Lo mismo pasa, por ejemplo, con el movimiento de “Occupy Wall Street”. Yo juro que he intentado de todas las maneras posibles de que me agrade éste movimiento. Estoy de acuerdo con las críticas a la codicia corporativa, “lobbying” y desigualdad económica (no con el consumismo, lo disfruto demasiado como para criticarlo). Sin embargo, no puedo estar de acuerdo con un movimiento tan idiota que no tiene idea de lo que pide. ¿Cuál es la solución?, ¿remover el concepto de empresas en su totalidad?, ¿poner en su lugar idealismos que no son funcionales y ni siquiera existe una manera práctica de intentar aplicarlos? O peor, ya que estamos, ¿por qué no reemplazamos el sistema capitalista (que tantos años buenos le ha dado a muchas de las economías donde se practican éstas protestas) y lo reemplazamos con comunismo? A pesar de que no es manifiesta la idea de hacer ese cambio (a diferencia de lo que creen los conservadores, a quienes toda noción leve de igualdad social les suena a futuro con Gulags y KGB), uno debe concluir que ese futuro que quieren concluir sería algo bastante parecido al comunismo o al socialismo. Y esto es un sistema que rara vez ha sido bueno (ejemplos de éxito son relativos, cortos en temporalidad y muchas veces para verle sus pros hay que pasar por alto muchas violaciones de derechos). De resto, todas las propuestas que se ven de cambio no son más que optimismo y buenas intenciones con poca practicidad y sin ninguna manera realista de iniciar una transición hacia ellos. La sociedad humana no se va a detener y tomar meses de inactividad alrededor del mundo para reordenarse. Cualquier cambio debe darse dentro de los parámetros que tenemos actualmente y avanzar orgánicamente. La opción de romper todo y reiniciar de cero es ilusa (cambio por cambio no implica mejora), estúpida y probablemente peligrosa. Pero en lugar de proponer cambios realistas (no voy a decir cuales porque no me creo en capacidad de proponer nada inteligente) es más fácil quejarse y señalar problemas sin ofrecer nada tangible y sin pensar en las consecuencias de que podrían tener éstos cambios.

En fin, no ha sido una buena semana, así que ésta columna quedó más como una divagación llena de ira mal controlada que cualquier otra cosa. Para concretar: odio toda esa gente, esos revolucionarios fabricados que repiten consignas repartidas a través de medios comerciales para intentar que otra gente despierte de sus ataduras empresariales mientras ellos mismos siguen otras. Pero supongo que eso siempre será la humanidad, un cúmulo de contradicciones estúpidas disfrazadas de pretensión de inteligencia. Por ello siempre los odié, los odio y los odiaré a todos.

John F.

PD: Para aquellos que soportaron todo éste rato, los dejo con una frase de alguien más brillante de lo que puedo llegar a ser: “La gente demanda libertad de expresión para compensar la libertad de pensamiento que evitan” Søren Kierkegaard

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s